Type to search

Salud Vida

Colocó sus genitales en un envase de agua y contagió a tres personas con herpes

En Houston, un sujeto colocó sus genitales en un envase de agua y contagió con herpes a una mujer que tomó agua de la botella; ahora enfrenta más acusaciones.

Un conserje hispano de 51 años colocó sus genitales dentro de una botella de agua que la mujer dejaba en su lugar de trabajo enfrenta dos nuevas acusaciones similares.

El acusado provocó una enfermedad venérea a una mujer. Pero hay más víctimas del hecho.

Lucio Catarino Díaz, originario de México y sobre quien las autoridades de inmigración solicitaron una orden de detención, enfrentará varios cargos.

La fiscalía lo acusa de agresión agravada con arma mortal, según documentos radicados en la Corte Criminal del Condado Harris.

De acuerdo con los documentos judiciales, serían dos nuevas personas las afectadas por la conducta de Díaz, quien se encuentra detenido en la cárcel del Condado Harris.

En octubre pasado, Díaz admitió a las autoridades lo ocurrido.

Todo se inició luego de que la posible primera víctima, una mujer hispana, lo grabó.

Los hechos denunciados habrían ocurrido a finales del mes de septiembre.

Díaz reconoció ante los investigadores del Departamento de Policía de Houston que puso su pene dentro de la botella de la mujer y orinó en ella.

Tras los exámenes de laboratorio se comprobó que efectivamente en el agua había orina y que, además, la mujer se contagió de herpes.

La mujer dijo que no padecía de esta enfermedad previo al incidente con la botella de agua.

Te podría interesar: Juegos sexuales peligrosos.

Colocó sus genitales en un envase: Agresiva agravada con arma mortal

Dos días después, el 10 de octubre, un resultado de laboratorio reveló que Lucio Díaz padecía herpes y clamidia.

De acuerdo con el testimonio de Katherine Daniels, enfermera forense, a las autoridades una persona se puede contagiar de herpes de la forma como lo habría hecho al tener contacto de su boca con la botella de agua en la que el acusado reconoció haber puesto su pene dentro de ella.

Según Daniels, en testimonio a los investigadores, el herpes tipo 1 es una enfermedad incurable que, incluso, puede llegar a causar la muerte o desfiguración.

Los hechos denunciados ocurrieron en un consultorio médico ubicado en el 1140 Westmount Drive, al este de la ciudad.

Las posibles otras dos víctimas de Díaz también se contagiaron de herpes tipo 1.

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *