Cómo saber que puedo ser un médium y cuáles son las señales que podrían indicar esa condición especial.

Aunque en el plano astral, hay muchas condiciones para determinar si una persona puede ser o no un médium.

Pero para los entendidos en el área, una persona que tenga ciertas condiciones a lo largo de su vida podría estar más cerca para ser un médium.

Recordamos que un médium es una persona que le es posible establecer contacto con su inconsciente, de manera tal, que le permite acceder a realidades no ordinarias y eventualmente a comunicarlas.

Esta facultad extrasensorial le permitiría producir fenómenos parapsicológicos e incluso la comunicación con los espíritus.

Lee también: Cómo funciona la ouija.

Cómo saber que puedo ser un médium

Aunque es necesario desarrollarlo, hay personas que han nacido para ser médium. Pero cómo saber que puedo ser un médium.

Ser médium es tener la capacidad de comunicarse con el plano espiritual.

Hay personas que nacen con cualidades especiales, que las acercan mucho más a la posibilidad de desarrollar la mediumnidad.

Pero recuerda que puedes nacer con él, pero si no lo desarrollas de forma constante no habrá resultados.

Hay unas características que indican que una persona puede ser médium si:

  • Sentir escalofríos o fríos extraños, como por ejemplo una bolsa de aire frío que te envuelve
  • Sensación de nudo en la garganta
  • Sudoración de las manos
  • Bostezos y lagrimeo en los ojos
  • Pesadez en la espalda, brazos y piernas
  • Latidos cardíacos acelerados

Pero otros detalles, para saber que podrías ser un médium, son:

  • Escuchar voces o susurros.
  • Ver sombras pasar por el rabillo del ojo
  • Tener sueños premonitorios, con ángeles, o con familiares fallecidos.
  • Viajes astrales espontáneos.
  • Sentir los pensamientos o emociones de alguien que tienes al lado.
  • Sentir que te tocan, pero no hay nadie.

Ahora, si tiene algunas de estas sensaciones, es hora de buscar ayuda y quizás prepararte.

Mientras, elige un lugar tranquilo como un área dedicada para meditar. Enciende una vela para concentrarte mientras meditas.

Luego de meditar, escribe las impresiones, sentimientos o imágenes más fuertes que aparecieron durante ese tiempo.

Vuelve sobre tus anotaciones más adelante para ver si aparece algún patrón y si puedes interpretar algún significado del mismo.

Pueden ser mensajes del mundo espiritual.

Cuanto más medites, más podrás agudizar tu concentración