Si hay un artista exigente es Luis Miguel. El Sol se caracteriza por ser riguroso para ofrecer conciertos, y hasta para visitar lugares.

Se sabe que con los mánagers que ha tenido, ha sido bastante estricto sobre los términos para aceptar las presentaciones.

Pero también se muestra igual de severo, hasta para ir de compras.

Un ejemplo de cuan exigente es Luis Miguel, son las compras que realizó el año pasado junto a Paloma Cuevas.

Fueron las compras navideñas que ambos realizaron, y fue en el prestigioso centro comercial El Corte Inglés, al cual mandó a cerrar.

El cantante exigió que el lujoso local cerrara sus puertas, para que él y Paloma pudieran realizar compras a sus anchas.

También, le ha ocurrido en visita a restaurantes donde ha debido pedir que lo ubiquen en salones alejado de los demás comensales, para que pueda comer tranquilo.

Estas son solo algunas muestras, de lo estricto que suele ser Luis Miguel con sus gustos.

Te puede interesar: Así fue la primera vez de Luis Miguel