Las autoridades migratorias estadounidenses detuvieron a más de 242 mil migrantes en la frontera sur, solo en noviembre.

La mayoría era de México, además de solicitantes de asilo según cifras publicadas este viernes por la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).

Los 242 mil migrantes en la frontera sur forma parte de los datos del mes de noviembre y suponen un ligero aumento, menos del 1%, en comparación con octubre.

Más, sin embargo, se mantienen la tendencia de la alta llegada de migrantes en la frontera con México en los últimos meses.

De hecho, noviembre fue el tercer mes con más detenciones de migrantes en la frontera en los últimos 14 meses, según los datos de la CBP.

242 mil migrantes en la frontera sur: 191 mil ingreso irregular

Entre los 242 mil migrantes en la frontera sur, gran parte quedaron arrestadas, más de 191 mil, quienes intentaron cruzar hacia territorio estadounidense de manera irregular, de acuerdo con los datos.

El comisionado interino de la CBP, Troy Miler, aseguró en un comunicado que su agencia enfrenta un “reto importante” y pidió al Congreso de Estados Unidos aprobar más recursos para “mejorar la seguridad fronteriza y la seguridad nacional”.

“Los niveles de migración siguen siendo históricamente altos”, recalcó el comunicado.

En noviembre, la CBP registró más de 64 mil 811 arrestos de personas de nacionalidad mexicana, seguido por los venezolanos, con 34 mil 063 detenciones y los guatemaltecos, con 26 mil 299.

Estos datos muestran un aumento en la migración desde Guatemala, con un incremento del 10% en comparación con el mes de octubre.

A su vez, las cifras reflejan una disminución del 16% en la cantidad de venezolanos que llegan a la frontera, poco más de un mes después de que Estados Unidos reanudara los vuelos de deportación a Venezuela, tras años de haber congelado esta práctica.

En septiembre, antes de reanudarse los vuelos de deportación, más de 66 mil venezolanos fueron arrestados en la frontera.

Desde mediados de año, cuando se levantó una restricción migratoria que se había impuesto por la pandemia de la Covid-19, la administración demócrata ha promulgado una serie de normas para intentar limitar la llegada de migrantes a la frontera y restringir el acceso al asilo.

Pese a las medidas tomadas por Estados Unidos, no se ha conseguido el efecto deseado, en medio de un aumento global en el movimiento de personas, motivadas por la búsqueda de mejores oportunidades económicas en Estados Unidos y huyendo de diferentes crisis sociales y políticas en América, así como de otros lugares del mundo.

La migración venezolana, en concreto, es ya el mayor desplazamiento humano a nivel mundial, con más de 7.7 millones de migrantes y refugiados venezolanos, según datos de la ONU.