Putin suspende el último tratado de control de armas con Estados Unidos, sorprendiendo a varios ex funcionarios que lo habían aprobado.

La decisión fue inquietante, para quienes negociaron el pacto, en un compromiso por poner fin a la expansión de las fuerzas nucleares.

El START era el único tratado, en más de 50 años, entre EE.UU y Rusia, que limitó la capacidad de ambas potencias, para producir o desplegar armas nucleares.

El hecho de que Putin suspende la participación en el tratado START, pone fin a esa era, y algunos expertos debaten si esto iniciaría otra carrera armamentista al estilo de la Guerra Fría.

Jon Wolfsthal, un negociador del tratado START en 2009, aseguró que “Putin trata de inyectar influencia nuclear tanto en Ucrania como en su relación con Estados Unidos”.

Rusia ya ha agitado su sable nuclear varias veces desde el comienzo de la guerra, haciendo referencia a sus capacidades en esta materia.

Te puede interesar: Dmitry Medvedev asegura que derrota de Rusia podría provocar guerra nuclear