Antes de ser llamado para interpretar a Superman, Henry Cavill fue rechazado para ser James Bond. Así lo reveló en una entrevista.

El actor concedió una entrevista, en la cual desveló que se presentó para ser el nuevo agente 007 a principios de la pasada década.

Sin embargo, le dijeron que no por estar demasiado gordo para el papel.

«Probablemente podría haberme preparado mejor. Recuerdo al director, Martin Campbell, diciendo ‘luces un poco regordete, Henry‘», contó Cavill.

Igualmente, añadió: «no sabía cómo entrenarme o qué dieta hacer. Y me alegra que Martin dijese algo, porque respondo bien a la verdad. Me ayuda a mejorar».

Debido a su físico en ese momento, Henry Cavill fue rechazado para un papel, que quizá hubiera cambiado su vida mucho antes.

El actor admitió también sufrir decepciones cuando hizo casting para Crepúsculo o Tristán e Isolda. En ambos casos no fue tomado en cuenta.

«Estaba acostumbrado a la decepción por el negocio. No era algo nuevo para mi», confesó.

Te puede interesar: Henry Cavill forma parte del plan de Zack Snyder