La contratación de mayores de 60 años en México es un tema polémico, pues para ciertas empresas habrá un impacto considerable.

Y es que, de acuerdo a los analistas, incluir las cuotas de contratación de personas mayores de 60 años en la LFT no tendrá el mismo impacto para todas las empresas.

En tal sentido, sólo algunas verán un mínimo incremento en la prima de riesgos de trabajo que pagan al IMSS.

Pero, por otro lado, quienes ofrezcan seguros de gastos médicos privados sí tendrán que hacer ajustes.

El Senado mexicano ya le dejó a la Cámara de Diputados un importante pedido: una reforma que obliga a las empresas a la contratación de mayores de 60 años.

El punto más álgido, las empresas no gastarían más en las primas de riesgo de trabajo que se enteran al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero sí aumentaría lo que les pagan a aseguradoras privadas.

En marzo, el pleno del Senado aprobó una reforma a los artículos 132 y 133 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) para que las empresas con al menos 20 personas conformen al menos el 5% de su plantilla con trabajadoras y trabajadores mayores de 60 años de edad.

Lee acá: Se hace más común el estrés financiero en México.

Contratación de mayores de 60 años en México: ¿Son muchos?

En México, más de 18 millones personas tienen más de 60 años, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Cerca de 6 millones participan en el mercado laboral, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Entre tanto, casi 5 millones de los adultos mayores con un empleo laboran en la informalidad y apenas un poco más de 1 millón tiene las prestaciones y la seguridad de un empleo en la economía formal.

Según la ENOE, a principios de año, más de 34.000 personas de la tercera edad habían perdido su trabajo.

La contratación de mayores de 60 años, de ser aprobada la reforma, limita la acción por el perfil de este sector de la población, dijo Israel Flores consultor de WTW, una organización multinacional dedicada al análisis de riesgo, corretaje y seguros.

A partir de la tercera parte de la vida, los costos de las primas de riesgos en el mercado privado suben sustancialmente.

Pero otro aspecto es que, si una organización no cuenta con trabajadoras y trabajadoras de más de 60 años, también deberá rediseñar.

Esto indicaría, hasta crear funciones que no existen o remover personal para llenar estar vacantes.