Desde el 1 de enero de 2024, California es el primer estado que ofrece cobertura médica a los inmigrantes indocumentados, a través de Medi-Cal.

De esta, siendo el primer estado que ofrece cobertura médica a los inmigrantes indocumentados afianza la figura de estado santuario para la población migrantes en Estados Unidos.

Medi-Cal es una versión del programa federal Medicaid para personas de bajos ingresos.

La expansión del plan permitirá que aproximadamente 700.000 residentes indocumentados de edades entre 26 y 49 años se beneficien de una cobertura completa.

Así, California es el primer estado que ofrece cobertura médica a los inmigrantes indocumentados y es una medida en su última fase, tras una serie de expansiones de Medi-Cal que comenzaron en 2015, incluyendo previamente a niños indocumentados y adultos jóvenes hasta los 25 años, así como adultos mayores de 50 años, independientemente de su estatus migratorio.

“En California, creemos que todo el mundo merece tener acceso a una cobertura sanitaria asequible y de calidad, independientemente de sus ingresos o de su estatus migratorio”, comentó la oficina del gobernador Newsom en respuesta a una solicitud de comentarios a ABC News.

Casi el 50% de los adultos inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos carecen de seguro médico, frente al 8% de los ciudadanos nacidos en el país.

Esta condición, en gran parte, es debido a trabajos sin beneficios de salud y restricciones de elegibilidad para programas federales.

La Agencia de Salud y Servicios Humanos de California ha comprometido 835,6 millones de dólares para el periodo 2023-2024 y 2,6 mil millones de dólares anualmente a partir de entonces, para la expansión de la elegibilidad completa de Medi-Cal.

La investigación realizada por el Instituto de Política Pública de California (PPIC) revela que los inmigrantes indocumentados en situación de bajos ingresos son propensos a tener al menos una condición crónica en tasas similares a los actuales beneficiarios del Medi-Cal, desafiando las barreras, incluyendo confusión sobre elegibilidad, desafíos lingüísticos y miedo.

La cobertura de salud para inmigrantes indocumentados no afectará el estatus migratorio de los beneficiarios, aseguró el Departamento de Seguridad Nacional y los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, ya que la recepción de servicios de salud, alimentación o vivienda no se considera dentro de la evaluación de carga pública para la determinación del estatus.

Sin embargo, la expansión de Medi-Cal no ha estado exenta de controversia, con críticos como el Caucus Republicano del Senado de California que argumentan que el sistema ya está sobrecargado.

Este incremento en los gastos se presenta en medio de una crisis presupuestaria por una “grave caída de ingresos”, evidenciada por el aumento del déficit del estado, que ha pasado de 14.3 mil millones de dólares en junio a más de 54 mil millones a la fecha, según un informe de la oficina legislativa no partidista de California (LAO), citadas por Fox News.

Estado que ofrece cobertura médica a los inmigrantes: Compensar la migración

La creciente crisis financiera se produce mientras California experimenta una disminución en su población, con una fuga notable de residentes y empresas del estado.

Desde enero de 2020 hasta julio de 2022, la pérdida poblacional superó el medio millón de personas, con un saldo migratorio negativo cercano a los 700.000 habitantes.

Factores económicos como el costo de vida y el mercado de la vivienda, además del trabajo remoto, han influido en el éxodo, de acuerdo con el diario Los Angeles Times.

California es el primer estado que ofrece cobertura médica a los inmigrantes indocumentados, pero no es el único caso en Estados Unidos.

Nueva Jersey y Texas otorgan cobertura a mujeres embarazadas y niños, mientras que Illinois cubre a menores de 18 años y recientemente aprobó una expansión para mayores de 42 años, con un tope de inscripciones.

Lee también: 36 sedes de la cadena de restaurantes TGI Fridays cerrarán.