Al respecto, el desempleo de los inmigrantes en Chicago padece la marca escasez de empleos, sobre todo, para indocumentados, lo cual hace más cuesta arriba el objetivo.

El desempleo de los inmigrantes en Chicago se ha complicado, pues miles de personas han llegado a la ciudad desde agosto de 2022.

Una de las razones es el envío de migrantes solicitantes de asilo a ciudades santuario como Chicago desde Texas.

Ciertos organizadores tienen un programa “clínica de autorización de trabajo de ventanilla única”, que ayuda a los inmigrantes con el desalentador proceso de solicitud de un permiso y les exime de la tarifa de casi $500.

Pero solo está disponible para migrantes que ingresaron al país legalmente con permiso humanitario o que el presidente Joe Biden les concedió la oportunidad de solicitar un estatus legal temporal.

Desempleo de los inmigrantes en Chicago: ONG hacen su aporte

Estos migrantes se hospedan en uno de los 28 refugios de la ciudad.

El estado tenía el objetivo de presentar aproximadamente 11,000 solicitudes para solicitantes de asilo elegibles y así mitigar el desempleo de los inmigrantes en Chicago.

Al respecto, Eréndira Rendón, vicepresidenta de justicia para inmigrantes de Resurrection Project , que encabezó el programa, dijo que sólo 1,655 personas se han registrado para el programa y unos pocos cientos han sido aprobados.

Los inmigrantes que entran ilegalmente pueden técnicamente solicitar asilo y solicitar un permiso de trabajo 150 días después, pero los inmigrantes y sus defensores dicen que el proceso es largo, confuso y costoso.

David Fish , abogado laboralista y socio de Fish Potter Bolaños PC, dijo que los inmigrantes sin permisos de trabajo enfrentan más explotación o abuso en el lugar de trabajo y probablemente ganan alrededor de un 30% menos que aquellos que pueden trabajar legalmente.

Comentó que las empresas y los restaurantes necesitan trabajadores en este momento.

El Departamento de Servicios Humanos de Illinois proporciona $8 millones en fondos para apoyar a organizaciones sin fines de lucro y abogados pro bono que dirigen las clínicas legales, según Rachel Otwell , portavoz del IDHS.

El gobierno federal también ha renunciado a todas las tarifas de $500 para solicitudes de permiso de trabajo en refugios.

El desempleo de los inmigrantes en Chicago llega a niveles de desesperación para este sector de la población.

Al respecto, el desempleo de los inmigrantes en Chicago padece la marca escasez de empleos, sobre todo, para indocumentados, lo cual hace más cuesta arriba el objetivo.

El desempleo de los inmigrantes en Chicago se ha complicado, pues miles de personas han llegado a la ciudad desde agosto de 2022.

Una de las razones es el envío de migrantes solicitantes de asilo a ciudades santuario como Chicago desde Texas.

Ciertos organizadores tienen un programa “clínica de autorización de trabajo de ventanilla única”, que ayuda a los inmigrantes con el desalentador proceso de solicitud de un permiso y les exime de la tarifa de casi $500.

Pero solo está disponible para migrantes que ingresaron al país legalmente con permiso humanitario o que el presidente Joe Biden les concedió la oportunidad de solicitar un estatus legal temporal.

Lee acá: Cupones de SNAP en Estados Unidos 2024: Detalles.

Estos migrantes se hospedan en uno de los 28 refugios de la ciudad.

El estado tenía el objetivo de presentar aproximadamente 11,000 solicitudes para solicitantes de asilo elegibles y así mitigar el desempleo de los inmigrantes en Chicago.

Al respecto, Eréndira Rendón, vicepresidenta de justicia para inmigrantes de Resurrection Project , que encabezó el programa, dijo que sólo 1,655 personas se han registrado para el programa y unos pocos cientos han sido aprobados.

Los inmigrantes que entran ilegalmente pueden técnicamente solicitar asilo y solicitar un permiso de trabajo 150 días después, pero los inmigrantes y sus defensores dicen que el proceso es largo, confuso y costoso.

Sin permiso de trabajo hay mayor explotación

David Fish , abogado laboralista y socio de Fish Potter Bolaños PC, dijo que los inmigrantes sin permisos de trabajo enfrentan más explotación o abuso en el lugar de trabajo y probablemente ganan alrededor de un 30% menos que aquellos que pueden trabajar legalmente.

Comentó que las empresas y los restaurantes necesitan trabajadores en este momento.

El Departamento de Servicios Humanos de Illinois proporciona $8 millones en fondos para apoyar a organizaciones sin fines de lucro y abogados pro bono que dirigen las clínicas legales, según Rachel Otwell , portavoz del IDHS.

El gobierno federal también ha renunciado a todas las tarifas de $500 para solicitudes de permiso de trabajo en refugios.

Los Ángeles Times