En el mundo actual es importante que aprendas todo sobre la intolerancia a la lactosa, y que tanta verdad promociona el mercado.

En condiciones normales, la lactosa se digiere en el intestino delgado y genera elementos que en condiciones normales son de beneficio.

Tanto la glucosa como la galactosa son asimilados por el organismo.

Y estas moléculas son llevadas hasta la sangre para generar energía necesaria para nuestras actividades diarias.

Pero, las células intestinales de las personas que presentan intolerancia a la lactosa no son capaces de secretar esta enzima y aparece hipolactasia, déficit de lactasa.

Así, la lactosa no se digiere y llega íntegra al intestino grueso.

Seguidamente, la presencia de lactosa en esta zona del aparato digestivo tiene un efecto doble:

Atrae agua, que pasa de la sangre a la luz intestinal. El agua diluye las heces y produce las típicas diarreas.

Sin obviar que sirve como sustrato para el microbiota intestinal.

Las bacterias la fermentan y producen metabolitos y gases. Estos gases son los que producen la distensión abdominal y las flatulencias.

Se calcula que entre el 66% y el 75% de la población mundial tiene déficit de lactasa (con grandes variaciones según la etnia).

Es importante señalar que la intolerancia a la lactosa no es una alergia alimentaria.

La lactosa es un azúcar natural que se encuentra en la leche y sus derivados. Debido a la incapacidad de algunas personas para digerirla adecuadamente, muchas personas evitan la leche y los productos lácteos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la lactosa es una fuente importante de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea.

Lee acá: Las mejores panaderías de California.

La importancia de la lactosa

Pero está el otro lado, y no se dice todo sobre la intolerancia a la lactosa, quizás es lo que planea el mercado.

Además, la leche y los productos lácteos también contienen proteínas y otros nutrientes importantes.

Por lo tanto, es importante hablar con un profesional de la salud antes de eliminar completamente los lácteos de su dieta.

Si se descubre que tiene intolerancia a la lactosa, es posible que un profesional de la salud pueda sugerir alternativas o formas de reducir su ingesta de lactosa mientras aún obtiene los nutrientes necesarios.

De hecho, la lactosa y sus derivados también tienen propiedades prebióticas, lo que significa que ayudan a mantener una buena salud intestinal.

Además, algunos estudios también han demostrado que la ingesta adecuada de lácteos puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la obesidad.

Por lo tanto, en lugar de eliminar por completo los lácteos de su dieta, es importante encontrar un equilibrio y saber cuánto lactosa puede tolerar su cuerpo. Algunas opciones pueden ser sustituir la leche regular por leche sin lactosa o productos lácteos con menos lactosa, como el queso y el yogur.

Todo sobre la intolerancia a la lactosa

En conclusión, es importante recordar que la intolerancia a la lactosa no significa que deba renunciar a los lácteos por completo.

Puede ser una buena idea hablar con un profesional de la salud y experimentar con diferentes opciones para encontrar cuánto lactosa puede tolerar su cuerpo mientras obtiene los nutrientes esenciales de los lácteos.

Lo importante es encontrar el equilibrio correcto y disfrutar de una dieta saludable y equilibrada.

Aunque la intolerancia a la lactosa puede ser un obstáculo, hay muchas opciones disponibles para asegurarse de que su cuerpo reciba los nutrientes que necesita.

Los lácteos contienen una gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas esenciales que son cruciales para mantener una buena salud, especialmente la salud intestinal y cardiovascular.

Si su cuerpo tiene dificultades para digerir la lactosa, no es necesario eliminar por completo los lácteos de su dieta. Algunas opciones pueden ser sustituir la leche regular por leche sin lactosa o productos lácteos con menos lactosa, como el queso y el yogur.

No es necesario renunciar a una dieta saludable y equilibrada solo porque tiene intolerancia a la lactosa. Hable con un profesional de la salud y experimente con diferentes opciones para encontrar el equilibrio adecuado para su cuerpo.

Recuerde que los alimentos con lactosa son primordiales para su salud, y con una planificación adecuada y una buena elección de alimentos, puede asegurarse de que su cuerpo reciba los nutrientes necesarios para una buena salud.

En resumen, aunque es importante tomar en cuenta la intolerancia a la lactosa, es importante no eliminar completamente los lácteos de la dieta sin hablar con un profesional de la salud primer