Alejandro Fernández desarrolló un estilo propio. Por ello, hubo aptitudes excéntricas de El Potrillo que enfurecían a su padre.

El cantante dio sus primeros pasos con Vicente Fernández, quien prácticamente lo moldeó.

Sin embargo, con el paso de los años, Alejandro comenzó a romper el molde y crear su propia imagen.

En este proceso, adoptó modas, estilos de vestir y looks variados, que no llegaron a gustar en nada a Vicente Fernández.

De hecho, en varias ocasiones se comentó las confrontaciones que llegaron a tener, debido a esas manías excéntricas de El Potrillo.

Su nueva manera de vestir, de peinarse, el pintarse el cabello, y hasta crear temas en el género del pop, al parecer no gustaban mucho a Chente.

Aún así, Alejandro siguió dando sus pasos, y de alguna manera, el tiempo le terminó dando la razón.

Su estilo y su música se ubicaron en el tiempo y en el espacio, y le dieron un lugar en el corazón del público de habla hispana.

Te puede interesar: Esta es la razón por la que Alejandro Fernández no olvida a su padre