¿Llenar con nitrógeno las llantas es bueno? Pues la respuesta dependerá del objetivo y la necesidad de cada conductor.

Y es que llenar con nitrógeno las llantas del coche tiene defensores, así como detractores.

Cabe recordar que el nitrógeno es un gas inerte, que no tiene ningún efecto sobre nuestro cuerpo.

Lo otro que debemos saber es que el nitrógeno es inflamable.

Sobre ello, First Stop, red de talleres especializada en mantenimiento, aconsejan en la materia para que lo tomes en cuenta.

Una de las ventajas de llenar las llantas con nitrógeno es que evita casi completamente la contracción o expansión del neumático por efecto del calor.

Este efecto provoca en las llantas una constante retracción que puede afectar la calidad del neumático.

Esta es una buena razón para llenar con nitrógeno las llantas de tu vehículo.

Otro aspecto importante es que mientras el vehículo tiene aire, habrá pérdida de presión, pero con el nitrógeno conservará la presión ideal durante mucho más tiempo.

Además, debes considerar es que con el nitrógeno hay un descaste más regular de las llantas, y en consecuencia, mayor durabilidad.

Lee acá: Consejos para ahorrar gasolina.

Llenar con nitrógeno las llantas

Llenar con nitrógeno las llantas: Mayor velocidad

Por ello, otro agregado es que se puede alcanzar mayor velocidad con alguno de los coches más rápidos del mundo.

Claro, debes tomar en cuenta que la opción de llenar con nitrógeno los neumáticos, debes hacerlo en un taller, son los únicos lugares donde disponen del equipo para poner este gas.

De igual modo, otro aspecto a tomar en cuenta es que, con los cauchos llenos de nitrógeno, no hay riesgo de que se acumule agua al interior.

Es importante recordar las ventajas y desventajas de llenar con aíre o nitrógeno las llantas, y será la decisión a tomar.

Así mismo, el factor económico es importante al tomar una decisión; el nitrógeno es un gas que se vende, y siempre genera ciertos gastos.

Para allá de usar aíre o nitrógeno para las llantas, es fundamental el cuidado que le des durante la conducción a los neumáticos.

Debes evitar caer en baches, realizando la rotación y el balanceo en los tiempos adecuados; y así extender la vida del neumático.