El retorno de Mexicana de Aviación es un hecho, significando un hecho histórico, y de gran relevancia en la gestión del gobierno mexicano.

Luego de 13 años de haber cesado sus operaciones, la cuarta aerolínea más antigua del mundo ha regresado.

Finalmente, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, allanó el retorno de Mexicana de Aviación.

AMLO expresó que el ejecutivo había llegado a un acuerdo para comprar la marca “Mexicana de Aviación”.

El pasado fin de semana, y después que expirara el ultimátum del Gobierno, un tribunal laboral de Ciudad de México revocó el amparo solicitado por un grupo de 220 sobrecargos jubilados de la aerolínea.

Este amparo iba en contra de la venta de los bienes de la compañía y los derechos de marca de la misma.

Pasaron muchas cosas para que retorno de Mexicana de Aviación fuese una realidad.

Lee acá: Por qué usar el modo avión es peligroso en un vuelo.

Retorno de Mexicana de Aviación

Se espera que el 01 de diciembre despegue la nueva aerolínea con este histórico nombre y que sea operada por el Ministerio de Defensa.

El Gobierno había hecho una propuesta a principios de año para comprar la marca Mexicana de Aviación, un centro de entrenamiento y un simulador de vuelo.

Además, dos edificios en Guadalajara y Ciudad de México, todos estos bienes por 817 millones de pesos, cerca de 43,5 millones de euros.

Ese precio es una cantidad inferior al 10% de lo que los extrabajadores de la aerolínea tenían derecho, pero que igualmente los sindicatos aceptaron.

Con la sentencia, el precio de compra pagado por el Gobierno se dividirá proporcionalmente entre los antiguos empleados de Mexicana de Aviación.

Así, se consigue un final conciliador después de 13 años en los que ha habido marchas, concentraciones y bloqueos de carreteras.

Los antiguos trabajadores ocuparon durante años incluso una parte del aeropuerto internacional de la capital para presionar por sus reivindicaciones.

Mexicana de Aviación fue privatizada en 2005 por una fracción de su valor, incluido el fondo de pensiones, con 130 millones de dólares.

Pero cinco años después de su adquisición por Gastón Azcárraga, propietario del grupo Posadas, la empresa había acumulado una montaña de deudas de más de 800 millones de dólares.

En 2010, la aerolínea se declaró en quiebra y cesó sus operaciones.

Con este acuerdo se decreta el retorno de Mexicana de Aviación, un referente de la industria para el mundo entero.