La comunidad de Babcock Ranch en Florida es uno de los mejores ejemplos de previsión contra fenómenos naturales.

Al respecto, la comunidad de Babcock Ranch en Florida está formada por viviendas de nuevas construcción capaces de soportar los fuertes vientos y las inundaciones ante los efectos adversos de un potente huracán.

Florida es uno de los estados de Estados Unidos que podría sufrir más a causa del calentamiento global.

Es por ello que la comunidad de Babcock Ranch en Florida, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Tampa, se ha construido una localidad que cuenta con todos los recursos necesarios para generar su propia energía a través de paneles solares.

Así mismo, gestionar el agua con un sistema fluvial y con viviendas preparadas para resistir a los huracanes más poderosos.

Detrás de todo este proyecto está Syd Kitson, el desarrollador de la comunidad de Babcock Ranch en Florida.

Comunidad de Babcock Ranch en Florida; Un modelo a seguir

Las casas siguen el código de construcción del estado de Florida y son capaces de soportar los fuertes vientos de los huracanes, las lluvias y las inundaciones.

“Babcock es una nueva ciudad, una de las ciudades más sostenibles del mundo, que se ha creado para demostrar que la ciudad y el medio ambiente pueden trabajar conjuntamente”, defiende Kitson al tiempo que asegura que “estamos demostrando que es posible hacerlo realidad”, dijo Kitson.

Hace unos 20 años, Kitson, a través de su compañía Kitson and Partners, compró un terreno de más de 72 kilómetros cuadrados para desarrollar un proyecto de bienes raíces.

Pensando en el uso de la innovación y la gestión de los recursos naturales para cuidar el medio ambiente en un entorno situado en la reserva natural que lleva el mismo nombre de esta comunidad.

Para ello, los ingenieros del proyecto de la comunidad de Babcock Ranch en Florida construyeron un terreno que alberga más de 700.000 paneles solares, de manera que los más de 8.000 residentes del pueblo pueden abastecerse con energía verde.

La energía que se genera en la comunidad de Babcock Ranch en Florida diariamente “equivale a sacar unos 24.000 vehículos de la carretera”.

“A pesar de que se necesitaron más de ocho años para construirlo, estas instalaciones de generación de energía solar se están replicando por todo el país y es un motivo para decir orgulloso que todo comenzó aquí en Babcock Ranch”, decía.

Sobre las amenazas de fuertes lluvias y las consecuentes inundaciones, en esta comunidad también se diseñó un sistema que permite realizar predicciones climáticas a 10 días, de manera que puede controlar el nivel de agua de los lagos y así evitar las inundaciones.

Los lagos tienen un sistema para regular su capacidad y vaciarse en caso de predicción de una fuerte tormenta, de manera que se evita, en la manera de lo posible, las inundaciones.

La prueba de fuego llegó el año pasado, cuando Babcock Ranch sufrió los estragos del huracán Ian, con vientos de 260 kilómetros por hora y que provocó una gran devastación en el área de Fort Myers.

El ciclón acabó convirtiéndose en el más mortífero de Florida desde 1935 con un saldo de 168 muertes.

Muchos abandonaron sus casas, pero otros como Mark Wilkerson prefirieron quedarse.

Confiesa que esa noche, “el rugido del viento era tan fuerte que parecía que el techo iba a desprenderse de la casa”.

Pero para sorpresa de él, su vivienda no había sufrido ningún daño considerable. Solo le faltaba una teja del techo.

Ahora la comunidad, que cuenta además con escuelas, centros deportivos, campos de golf, supermercados y otros servicios, ha llamado la atención pública en todo el país. Actualmente en la comunidad de Babcock Ranch en Florida residen unos 8.000 habitantes, aproximadamente.

La comunidad de Babcock Ranch en Florida es un éxito, y su modelo se pudiera replicar en otras comunidades en el resto de la Florida, o estados como Texas, donde el impacto de los tornados es constante.

Lee acá: Legalización del cruising en California: Desde enero de 2024.

Tomado de VOA