Con las elecciones internas cerca, muchos se preguntan si Nikki Haley es una amenaza para Donald Trump, quien, de momento, es el gran favorito.

Haley es hija de inmigrantes indios y la única mujer en la carrera republicana por la presidencia, Nikki Haley parece ser una figura atractiva para un creciente sector de su partido.

Pero el ascenso en las encuestas podría ponerla en el camino correcto para enfrentarse a su exjefe, el favorito Donald Trump.

La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley aporta un sentido de «normalidad» que la hace atractiva a un creciente sector de votantes de su partido.

Ese aspecto de confiable le endosa un ascenso en las encuestas que podría ponerla en el camino para medirse con el favorito Donald Trump, según analistas.

Pero, ¿Es Nikki Haley es una amenaza para Donald Trump?

Haley, hija de inmigrantes indios y la única mujer en la carrera por la nominación presidencial republicana, fue la primera en anunciar su intención de llegar a la Casa Blanca.

«Es hora de una nueva generación de liderazgo», aseguró en un video de campaña.

Según RealClearPolitics el gobernador de Florida, Ron DeSantis, es segundo con un 13,6 % de popularidad entre los republicanos, mientras que Haley ascendió de un quinto puesto a un tercero, con 9,6 %.

Nikki es una amenaza para Donald Trump si pudiera aglutinar el descontento de los republicanos conservadores y menos extrovertidos.

Su estable campaña, experiencia en la escena internacional como embajadora de EEUU en Naciones Unidas.

Además de notables participaciones en los tres debates de primarias, la han hecho destacarse del resto de precandidatos y ganar terreno. Aún por encima de Mike Pence.

«Lo que sucede en un campo con múltiples candidatos es que algunos están a la altura de las circunstancias y gradualmente obtienen apoyo y otros no», explicó a la Voz de América la politóloga y analista Elaine Kamarck.

Más segura pero menos popular

Desde su aparición en el escenario del primer debate en Wisconsin, luego en California y en el más reciente cara a cara, celebrado en Miami, Nikki Haley ha sido más razonable en sus propuestas.

Quizás Nikki Haley es una amenaza para Donald Trump si combinamos el discurso muy moderado de Joe Biden y el extremo de su compañero de equipo, pero para ello, debe vencer en la interna republicana.

Ante la estridencia de la mayoría de los candidatos, el lenguaje cargado y los ataques personales, la aproximación de Haley resulta refrescante, afirmó.

En cuanto a los juicios de carácter, Nikki Haley también lleva la delantera en los sectores centristas e incluso entre los más tradicionales.

Hay un evidente desgaste en el Partido Republicano debido a los  escándalos de Trump, y el excesivo mediatismo de De Santis.

Lee acá: La falta de supervisión bancaria en Estados Unidos clave en crisis de principios del 2023.