Ryan García regresa al cuadrilátero por primera vez desde su derrota ante Gervonta Davis cuando se enfrente este sábado, 2 de diciembre, a Óscar Duarte.

Ryan García regresa al cuadrilátero con una marca de 23-1, 19 KOs, mientras que Duarte ostenta 26-1-1, 21 KOs, este último, de Parral, México.

Ambos se enfrentarán a 12 asaltos en peso superligero en el Toyota Center de Houston, Texas.

La función arranca a las 5 p.m. Hora del Pacífico y será transmitida por DAZN como parte de su suscripción.

Para García, se trata de una oportunidad de regresar a la senda de la victoria tras caer brutalmente ante Davis en abril pasado.

La transmisión de la pelea de García, la cual representó la primera derrota en la carrera del boxeador, fue un éxito con 1.2 millones de PPVs vendidos, pero para el californiano representó su primer gran fracaso.

Ese fue un Ryan García no comprometido. Fue una locura para mí hacer esa pelea, pero de nuevo, el boxeo era aburrido. Nadie estaba peleando entre sí. Hice que sucediera. Gervonta (Davis) debería agradecérmelo. Hizo mucho dinero, que nunca habría hecho sin mí y yo acepté todas esas cláusulas en contra”, añadió García al referirse a la cláusula la cual no le permitía pesar más de 146 libras el día de la pelea, 10 más de las pactadas en el peso oficial.

Lee acá: Tercer lugar de Checo Pérez en el GP de Hungría.

Ryan García regresa al cuadrilátero: Con cambios

Tras la derrota, García hizo cambios grandes en su esquina. Dejó a su entrenador Joe Goossen y comenzó a trabajar con Derrick James, el entrenador del excampeón welter Errol Spence Jr. en Dallas, muy lejos de las distracciones que representa Los Ángeles.

Ryan García regresa al cuadrilátero y tendrá que prestar mucha atención al púgil mexicano pues Duarte ha demostrado que su poder de pegada es una amenaza.

Los últimos 11 combates de Duarte han terminado por nocaut. Duarte tiene experiencia en trabajar el cuerpo y podría aprovechar los defectos defensivos de ‘KingRy’, expuestos en su derrota ante Davis.

Por ahora, García quiere obtener un triunfo y ligar victorias en las 140 libras ante peleadores importantes, que le den una oportunidad para una revancha ante Davis.

Por su parte, Duarte, quien solamente tiene una derrota en su carrera, en 2019, se mostró tranquilo y confiado, garantizando una victoria sobre el popular contendiente de peso welter.

Oscar Duarte pelea con un perfil bajo, y le gusta esconderse entre sus musculosos brazos y espalda. Busca mucho el cuerpo y tiene un excelente timing.

El duelo también representa la primera vez que García pelea después de que acusó a su promotor Óscar De La Hoya de invalidar un acuerdo promocional.